A ti, sí a ti, malnacido troll.

A ti, sí a ti, malnacido troll. A ti te dedico estas palabras, pero no muchas, no te vayas a creer importante. No aportas nada nuevo. Tu cabeza termina donde empieza tu violencia. Nunca levantarás con tu sudor ninguna idea nueva. Me repugnas, pero yo no escupo escumarajos de rabia como tú. Mierda eres y en mierda te convertirás. A mí me tratas como a un Dios, porque en relación a ti lo soy. Para ti soy Dios. Trolea a tu puta madre.

  1. Aún no hay enlaces.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: