Charla en la Laguna de Cospeito

  

 lagoa_bonita_primav

 

Este sábado, día 13 de agosto, daré una pequeña charla de aproximadamente media hora de duración en la Laguna de Cospeito, de temática ornitológica, y fundamentalmente enfocada en el campo de las aves acuáticas. La laguna de Cospeito es una de las pocas lagunas de interior de Galicia, y es lugar de encuentro de una gran amalgama de aves limícolas, anáticas, ardéidos, rállidos, phalacrocorácidos, podicidipédidos y otras familias, sobre todo en la época de la invernada, que va desde diciembre hasta febrero, momento en que los censos ven disparadas las cantidades de ejemplares observados por el incremento ocasionado por las aves invernantes.

  

(3) – Yo confieso

 

Yo confieso que

no quiero escribir algo bello.

Yo sólo quiero escribir algo sincero.

Podría armarme con tu hermosura

absorbiéndote con la mirada quieta

y absorbiendo el mundo

y decir por ejemplo

que el niño ha sonreído

o que el río se entumece

tras las lágrimas de Dios

o que el alcaudón corteja

con natural fruición a la hembra

y ambos son dichosos.

Y podría decir que el agua

susurra la historia del arroyo

y de los hombres.

Y que las montañas han vivido

el escalofrío y el temblor

del continente.

Podría decir que te he visto

llorar en abril

o que el mar transporta

la sabiduría de los pueblos,

y que el petirrojo abandera

con su egoísmo este margen

del bosque al atardecer.

También podría decir

que eres hija de la misma

Madre que trae cada hombre

y cada pájaro y cada flor,

y que te hizo bella y buena

como todo lo que ella

decide.

Y que una yerta rama invernal

parirá la misma vida

que conmueve al mendigo

y al terrateniente.

O que cuando callas

tienes el poder de hacer

llorar a un noble.

Y que el Cielo aguarda

a los hombres buenos.

Pero todo ello sería incierto.

Y sólo bastarían dos líneas

que dijesen que si tú quisieras

te amaría hasta el último

de mis estertores.

 

 

© El rostro sagrado, SergeantAlaric, 2012.

 

El petirrojo (Erithacus rubecola)

  

 

El petirrojo es un pequeño pájaro europeo de la familia de los Túrdidos, de apariencia muy característica, con el pecho de un rojo anaranjado y el resto del cuerpo más bien de tonalidad parda. Es un ave de canto muy agradable, y característico de los atardeceres de primavera y verano. Tiene un comportamiento marcadamente territorial, y llega incluso a atacar a otros ejemplares de la misma especie y se vuelve agresivo cuando irrumpen en su territorio. He encontrado nidos del petirrojo en pequeñas galerías de los setos naturales separadores de pinares y prados, en los propios pinares, e incluso en bosques de hoja caduca. Incluso he observado a la hembra incubando los huevos.

 

Los radiofaros Consol (Elektra-Sonne) – (1) Introducción –

 

 

Comienzo en esta entrada mi iniciativa particular para que no se pierda en el olvido la trascendencia que han tenido las antenas alemanas construidas bajo el mandato de Hitler -con permiso de Franco- allá por el año 1942, en la localidad de Arneiro (municipio de Cospeito). Recientemente han caido al suelo debido a un temporal de viento las dos torres que quedaban en pie (eran inicialmente tres torres). En particular, mi interés tiene que ver más bien con el aspecto técnico, y en consecuencia a partir de este momento publicaré en esta web una serie de mini-artículos dedicados fundamentalmente a la historia y funcionamiento de la estación radioeléctrica Elektra-Sonne (llamada también Consol) que operaba desde Arneiro con una frecuencia de portadora de 285 KHz., como recuerdo de una tecnología pasada que en parte, al menos desde el punto de vista conceptual, supuso la constitución de uno de los ancestros del Sistema GPS de Posicionamiento actual. Para acometer esta tarea repartiré el gran conjunto de conceptos que es preciso manejar en pequeñas entradas independientes, de tal forma que de forma global se puedan entender con el grado de profundidad que se quiera los entresijos de este sistema radiante.

 

(2) – Soneto dedicado al Café Callejón Álvarez de Gato

 

En la Calle Elfo, barrio de Pueblo Nuevo, distrito de Ciudad Lineal (Madrid), existe un café llamado “Callejón de Álvarez de Gato” -nombre tomado de la obra de Valle Inclán “Luces de Bohemia”-, que es un sitio muy bien decorado -por náyades de cuerpo serrano entre otras cosas-, y donde se come fenomenalmente. Aquí escribo un soneto que le he dedicado.

 

Soneto al Café Callejón Álvarez de Gato 

 

Si por la calle Elfo anda despistado

y en Madrid busca la suprema sensación,

pare y pruebe los huevos rotos con jamón

de los dioses manjar más apreciado.

 

Con desenfado sirve Luis cada ración,

junto a náyades de cuerpo serrano

tomaremos dos tintos de verano

y bolandrines para toda una legión.

 

Y ahora que todo eso saco a colación

y lo escribo con lenta y diestra mano

y oficio del que de este bar es beato

 

le dirijo mi mejor recomendación,

amigo, del yantar quedará ufano,

si come en Callejón Álvarez de Gato.

 

© El rostro sagrado, SergeantAlaric, 2012.

 

Con la muerte en los talones

 

No me canso nunca de ver este gran clásico de Hitchcock. En su momento supuso el afianzamiento de este estilo de filme en el que el héroe tiene en contra sí a todo el sistema. Hitchcock ya había usado este mismo esquema argumental en la película “Los 39 escalones”, pero como “North by Northwest” fue posterior -ya en su etapa americana, la otra era británica-, el acabado final está mucho más logrado. Este tipo de argumento ha sido muy fructífero en el cine -véase por ejemplo, “El fugitivo”-, pero desde que algún director crea alguna novedad, a partir de ahí las películas posteriores que usan ese mismo esquema empiezan a adolecer de clichés, con lo que se pierde la frescura. En mi opinión Hitchcock fue un visionario y por supuesto un genio del séptimo arte.

La escena donde Cary Grant es perseguido por una avioneta en un campo de maíz es una de las escenas más icónicas de todo el cine, a mi parecer.

Aquí os queda un fotograma, para que lo disfrutéis.

 

 

(1) – Hemorragia versicular

 

¿Qué efímera marca

queda del agua en

la sección del cauce?

Ninguna.

Cada segundo y cada sección

son traspasados

irrepetiblemente,

como transeúntes ebrios

a través de callejas sombrías,

como viajeros en barcas perdidas

en un lejano océano.

Así es el tiempo

y así son las palabras.

Su fluyente murmullo evoca

el irvenir de las rosas,

que nacen y mueren inadvertidamente,

pero que me ilusionan,

porque la Diosa Naturaleza

sufre y padece y llora

y empuja y tira y arrastra

y sopla y calienta y alumbra

para que cada primavera

las flores expresen su pasión

y desgarren el lloro de las niñas

y de los colegiales insensatos,

y de las bellas mujeres

y de los amantes incansables

y de los tímidos indecisos.

Mas el cauce existe por el agua,

es el arroyo quien lo labra.

Luego me alegro.

Porque tal vez las palabras

no sean solo palabras

que el viento dispersa

y tal vez la claridad

impresiona las retinas,

y quizás también en tu corazón,

niña querida,

haga mella el gorjeo de un pájaro,

o el rojo de una rosa,

o el chillido del gavilán,

o los graves de mi voz,

y sola, en silencio, sientas

que los versos sangran en el papel

y que imploran amor.

 

© El rostro sagrado, SergeantAlaric, 2010. 

 

Ornithoptera Paradisea

 

Esta es la mariposa Ornithoptera Paradisea, de la que hablé en la entrada anterior.

 

ornithopteraparadisea

 

Visita al Museo Nacional de Ciencias Naturales

 

Este domingo pasado he ido al Museo de Ciencias Naturales de Madrid. Me ha gustado muchísimo, aunque ya es la tercera vez que allí acudo en menos de dos años. He ido solo, para poder disfrutar al 100% de lo que allí se expone.

Cosas que me han gustado :

Hay una exposición commemorativa del bicentenario de la publicación del Origen de las Especies dedicada a Darwin. Nada más entrar en la exposición se pueden observar dos especies de lepidóptero impresionantes, ambas de la familia Papilionidae, en concreto la Ornithoptera Paradisea, y la Papilio Priamus.

En la exposición sobre Darwin se tratan todos los aspectos de su viaje a bordo del HMS Beagle en la década de los años 30 del Siglo XIX, cómo el clérigo Henslow influyó positivamente en la vocación del genio, los comentarios del Capitán Fitzroy -inventor del barómetro Fitzroy- a propósito del biólogo, y muchas curiosidades acerca del autor del Origen de las Especies, publicada en 1859 por primera vez, cuya edición se vio agotada en dos días.

Estos días, aparte de la habitual exposición sobre el Mediterráneo y el recién ampliado Real Gabinete, se puede ver además una exposición acerca del prohombre riojano Graells, el descubridor del lepidóptero Graellsia Isabelae. Me llamó especialmente la atención un estudio realizado sobre dicha mariposa en el que se presentan una gran cantidad de ejemplares con diferencias bastante notorias a nivel de tamaño, forma de las colas, tonalidad del marrón del borde de las alas superiores, etcétera. La intención de este estudio, que se expone junto a los demás objetos en la sala de Graells, es demostrar de modo gráfico el fenómeno evolucionista de la divergencia de caracteres, mecanismo que desencadena la consabida aparición de nuevas subespecies, variedades, y especies.

La visita a este museo es altamente recomendable. La entrada me costó 2,50 euros en domingo. Importante: ahora en vacaciones sólo abre hasta las 14.30, al menos en sábado y domingo, el resto de la semana no sé.

  

Chrisiridia Magadascariensis

 

Presento aquí una de las especies de lepidópteros que más me gustan. Se trata de una mariposa de la familia de los Uránidos (Uranidae), que vive en Magadascar, y cuyas escamas de colores bellamente contrastados se utilizaron algún tiempo para decorar joyas y objetos ornamentales. Su nombre científico es: Chrisiridia Magadascariensis

 

urania